· El instituto de La Rinconada (Sevilla) se convierte en pionero en el estudio académico del cante, el baile y el toque 

· Los maestros Calixto Sanchez, Eduardo Rebollar, Beatriz Rivero y Manuela Barrios se incorporan al claustro del centro

El flamenco da un paso al frente en materia educativa. De la mano de la Fundación Cristina Heeren, el cante, el baile y la guitarra se integran, por primera vez, en un plan de estudios de Bachillerato, el de Artes Escénicas del IES Carmen Laffón de La Rinconada (Sevilla). Durante el segundo trimestre del curso 2015/2016, entre enero y marzo, 60 alumnos del instituto participan ya de este proyecto pionero en España. El programa contempla un módulo obligatorio común, Historia del Cante Flamenco, y tres optativos en las especialidades de Cante, Baile o Guitarra, que forman parte de la asignatura Lenguaje y Práctica Musical. La Fundación aporta sus veinte años de experiencia en la enseñanza académica del flamenco, así como el profesorado, formado por el cantaor Calixto Sánchez, el guitarrista Eduardo Rebollar y las bailaoras Beatriz Rivero y Manuela Barrios. El objetivo de los promotores de la iniciativa es alcanzar el reconocimiento oficial de los estudios de flamenco en el sistema educativo andaluz, tal como está previsto en la legislación.



“Quien no sabe respirar, no sabe cantar”. Con esta máxima comienza la clase de Cante Flamenco de Calixto Sánchez, maestro de la Fundación Cristina Heeren de Arte Flamenco, en el IES Carmen Laffón de San José de La Rinconada. Los alumnos toman nota y, enseguida, lo ponen en práctica. Con la pizarra de fondo, donde está dibujado en aparato fonador, el profesor manda a los alumnos dar una nota concreta, auxiliados por la guitarra de Jesús Rodríguez. Y entre nota y nota, Calixto Sánchez les sigue ampliando la lección: “Hay que tener inteligencia porque, al final, con lo que se canta no es con la garganta, sino con la cabeza”. Dos aulas más adelante, están los alumnos de Guitarra Flamenca. El responsable de área en la Fundación Cristina Heeren, Eduardo Rebollar, tiene enfrente a ocho estudiantes de guitarra formando semicírculo. El módulo que imparte ha comenzado con la lección de soleá. 



Al mismo tiempo, el Centro Cultural de la Villa acoge, en una de sus salas multiusos, el taller de Baile Flamenco de la profesora Beatriz Rivero. Aunque aún no todos tienen ya sus zapatos claveteados, en la primera clase la bailaora sevillana ya los ha puesto a bracear, a marcar y a hacer contratiempos delante del espejo. Quiere que, de aquí a marzo, “tomen conciencia del movimiento del cuerpo, de la coordinación, de la técnica y del compás”. Si bien su objetivo final con estas clases, que se desarrollarán durante todo el segundo trimestre, “es que se acerquen al mundo del flamenco y les enamore”. Y en eso coinciden los profesores de la Fundación que participan en esta experiencia, que son cuatro contando con la bailaora Manuela Barrios, que aleccionará a los 60 alumnos en materia de Compás. 



El director del instituto, Juan Carlos Escribano, muestra su satisfacción tras el arranque del proyecto que, como recuerda, parte de una propuesta de Fernando Iwasaki, director de la Fundación Cristina Heeren, para “implementar el flamenco en Bachillerato”. Según explica, nos proponemos “darles formación básica a todos en flamenco, y a los ya iniciados, formación más específica”. Se refiere, por ejemplo, a alumnos como María Guerra y Abel Clavijo quienes, ya iniciados en la danza, fueron becados para el Curso de Verano 2015 de la Fundación. Tanto para ellos, como para los demás, el proyecto ha supuesto una "motivación" añadida a sus estudios. Y también para algunos profesores de especialidades musicales del instituto, que de vez cuando visitan las clases en calidad de alumnos. El director prevé que, al término del trimestre, se evalúen los resultados para “el próximo curso ampliar las horas y la formación”. Y así, finalmente, lograr que el flamenco se incorpore a las enseñanzas oficiales, cumpliendo la legislación vigente en Andalucía. Según mantienen sus respectivos responsables, este arte debería estar más presente en las programaciones didácticas. En palabras de Iwasaki, “el flamenco es Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO, pero aún no se ha materializado en la Educación Secundaria andaluza”.


+ información

La Fundación Cristina Heeren y el IES Carmen Laffón de La Rinconada firman el convenio para introducir el flamenco en el Bachillerato de Artes Escénicas 

FUNDACIÓN CRISTINA HEEREN. 2014 ©
TÉRMINOS LEGALES / CONTACTO / FACEBOOK / TWITTER / YOUTUBE / SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN