El edificio situado en la calle Pureza 76 de Sevilla, con 1.500 metros cuadrados, está consagrado a la enseñanza integral del cante, el baile y la guitarra

 · La mecenas norteamericana celebra con la inauguración de la sede los 20 años de historia de su entidad sin ánimo de lucro y emprende nuevos proyectos

“Es un sueño cumplido”. Cristina Heeren abre las puertas de su nueva escuela de flamenco haciendo un positivo balance de 20 años de trayectoria, al tiempo que mira hacia el futuro con nuevos proyectos. La Fundación de Arte Flamenco que lleva el nombre de la mecenas norteamericana inaugura sede en el corazón de Triana (Sevilla), en el número 76 de la calle Pureza, precisamente, el nombre del sello discográfico con el que comenzó su idilio con lo jondo cuando se asentó en Andalucía. “El destino nos ha traído aquí”, afirma la hispanista. Con sus 1.500 metros cuadrados, nueve aulas, dos patios, salón de actos y estudio, será el mayor centro dedicado a la enseñanza del flamenco en el mundo. El centenar de alumnos actuales -entre andaluces, españoles y extranjeros de unos 40 países- podrán duplicarse en las nuevas instalaciones. No sólo se trata de un traslado, una reunificación y ampliación de aularios, repartidos en la última década entre Heliópolis y El Juncal, sino también de una renovación del plan de estudios, ahora de la mano de Pepa Sánchez, doctora en Flamenco por la Universidad de Sevilla. “Siempre tratamos de mejorar, innovar, pulir”, desde la conciencia de que “los resultados demuestran que el planteamiento inicial era correcto”, explica Heeren. 

Cristina Heeren se enorgullece de las actuales figuras del flamenco que se han formado en su Escuela de Flamenco en Sevilla desde 1996, entre ellos, Rocío Márquez, Argentina, Jeromo Segura, Manuel Lombo, India Martínez, Manuel de la Luz o El Choro. La excelencia del profesorado es una de las claves, con maestros como Milagros Menjíbar, Calixto Sánchez, Niño de Pura, Pedro Sierra, Juan José Amador o Javier Barón (Premio Nacional de Danza), entre otros muchos. La oferta formativa mantendrá como programa estrella el Curso Flamenco Anual, con tres años de duración en tres niveles progresivos y tres especialidades (Cante, Baile y Guitarra), además del Curso Intensivo de Verano, más un nuevo programa de talleres por las tardes para alumnos de perfiles diversos. La nueva escuela aportará, además, un singular espacio para enriquecer la formación de los estudiantes: el salón de actos para cien espectadores, en el que pondrán en práctica sus conocimientos y se formarán en áreas como iluminación y sonido. La directora académica se ha marcado como objetivo, en paralelo, lograr el reconocimiento oficial de los estudios, para lo cual está en conversaciones con la administración.      

La nueva sede trianera de la Fundación busca convertirse en un centro para el estudio del flamenco, que sea una referencia internacional. Lo hará con clases pero, como avanza Heeren, también con conferencias, encuentros, clases magistrales o presentaciones de libros y discos, entre otras actividades. También entre los nuevos proyectos de la Fundación Cristina Heeren destaca la recuperación de los concursos, con los que pretende seguir descubriendo a jóvenes valores del cante, el baile y la guitarra por toda Andalucía. Tal como hizo entre 1997 y 2011, la mecenas se ha embarcado con la organización de una serie de certámenes, con la colaboración de Acciona, de los que pronto ofrecerá más detalles. En proyecto está también la inclusión de la Fundación en la ruta turística de Triana, ámbito que también pretende abordar optando a la gestión del espacio “Un Río de Flamenco” en Marqués de Contadero.    

20 años de compromiso flamenco 

La apertura de la sede de Triana supone un punto de inflexión para la Fundación Cristina Heeren, que está celebrando su vigésimo aniversario. Durante este tiempo, esta entidad privada sin ánimo de lucro ha hecho de la escuela el buque insignia de su proyecto, con un plan académico único en el mundo orientado a la profesionalización. También se afana en la producción y distribución de espectáculos como ‘Aviso: Bayles de Jitanos’ de El Choro, Premio Revelación del Festival de Jerez 2015; y recitales para eventos de sedes del Instituto Cervantes, embajadas o la Hispanic Society de Nueva York. Más de 6.000 estudiantes han pasado por sus aulas, muchos de los cuales han emprendido carrera tras superar su formación en la escuela, como Rocío Márquez, India Martínez, Manuel Lombo, Argentina, Yasmin Levy, Farah Siraj, Luisa Palicio, El Choro, Lucía la Piñona, Alberto Sellés, Manuel de la Luz, La Divi o Raúl Cantizano, algunos laureados en prestigiosos certámenes como el Festival del Cante de las Minas de La Unión, el Festival de Jerez o la Bienal de Sevilla. Como la totalidad de los proyectos desarrollados por la Fundación, la sede se construye con financiación cien por cien privada aportada por la mecenas. Su proyecto filantrópico ha recibido, en el último año, el reconocimiento del Ministerio de Cultura con la Orden de Alfonso X el Sabio, de la Junta de Andalucía con el Premio Flamenco en el Aula 2016, de la Cámara de Comercio de Sevilla, la Fundación Cajasol, el Festival de Jerez, el Festival de Lo Ferro o el Festival de la Mistela. Todos valoran especialmente el programa propio de becas de estudio del que han disfrutado más de 700 estudiantes, y para cuya ampliación la Fundación busca en la empresa privada aliados y benefactores.

FUNDACIÓN CRISTINA HEEREN. 2014 ©
TÉRMINOS LEGALES / CONTACTO / FACEBOOK / TWITTER / YOUTUBE / SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN