Después de nueve meses de esfuerzo en las aulas, llegó el momento de subir al escenario. Con el Cortijo del Parque del Alamillo y el recién estrenado verano como telones de fondo, más de 70 alumnos del Curso Flamenco 2016/2017 de la Fundación Cristina Heeren protagonizaron dos espléndidas noches de cante, baile y toque en vivo para celebrar el fin de curso.

Un curso que ha estado marcado por la inauguración de la nueva sede de la escuela en Triana. Por su paciencia y comprensión en ese esperado pero complejo tránsito, recibieron el agradecimiento de Cristina Heeren cuando tomó la palabra durante el acto de graduación de los alumnos que han completado los tres niveles del programa de estudios. Y a todos les dio su enhorabuena por tanto esfuerzo y tesón en el estudio del flamenco. Lo mismo hizo la directora académica Pepa Sánchez, encargada de presentar las galas, cuando anunció los nombres de los becados para el año próximo: un total de 22 becas entre las propias de la Fundación, las de la AIE y las American Friends of Flamenco. Y los alumnos demostraron, en cada actuación de Flamenco en el Alamillo 2017, que las dos estaban en lo cierto. 

Desde que Leah y Yuna abrieron el festival interpretando una taranta de Niño de Pura a dos guitarras, el público quedó entregado hasta el final. El aplauso de la audiencia que llenó ambas noches el patio recompensó, pieza a pieza, a los jóvenes artistas internacionales. Dieron muestra de todas las especialidades que se estudian en la escuela, pero también del compañerismo que los une en esta formación artística especializada que es toda una vivencia. Los guitarristas se entregaron tanto en las piezas de concierto, como en las de acompañamiento. La sensación fue la zambra que preparó el maestro Pedro Sierra a los alumnos de 3º de Guitarra, aunque igual de elogiadas fueron sus bulerías que abrieron la segunda gala, el vals y el taranto de los alumnos de 1º de Guitarra con cante de Pura Navarro. Y como en el programa académico se da tanta relevancia a la guitarra de acompañamiento al cante y al baile, fueron varias las piezas dedicadas a ponerlo en práctica con la colaboración de los auxiliares o uniendo a los alumnos de las tres especialidades. Por ejemplo, los alumnos de 2º de Guitarra, aleccionados por Pedro Sánchez, tocaron por caña al baile de Carmen Young con cante de Armando Mateos. Del maestro Paco Cortés fue la seguiriya de los alumnos avanzados de guitarra, con el cante de Lidia Montero y el baile de Beatriz Cruz; sus cantiñas interpretadas por los alumnos que cada tarde acuden a su Taller de Guitarra de Acompañamiento; y el romance que bailó Beatriz Rivero a los guitarristas de tercero en la recta final de la segunda gala. 

Algunos de los estudiantes de guitarra también salieron alante a tocar para compañeros cantaores siguiendo las enseñanzas de Calixto Sánchez, Juan José Amador, Manuel Romero, Rosi Navarro ‘La Divi’, Eduardo Rebollar o Pedro Barragán. Así, se escuchó la serrana de Antonio con Daniel a la guitarra, los tientos de Silvia con Jonathan, la soleá de Frasquito con Samuel, la granaína de Lara con Ismael, la cartagenera de Florent con Hiroki, la serrana de Na Em con Rin, los tientos de Jesús y Adrián, o la cartagenera de Irene y Eduardo. También se exhibió el cante en grupo en piezas como los tangos de Málaga que montó Juan José Amador a las cantaoras Cristina, María y Sara para el baile de María Martha con guitarra de Carmelo Picón. La interconexión entre baile, cante y guitarra se reafirmó aún más con las muestras de la asignatura de “Tablao Flamenco” que imparten La Divi y Patricia Lozano a los alumnos de tercero: cantiñas con Souzana al baile y tientos bailados por Elisa.  

Y frente a los bailes individuales, se desplegó la coreografía grupal en todo su esplendor, con nuevas creaciones de los maestros de la escuela. Luisa Palicio presentó a las alumnas avanzadas por cantiñas, refrescando la escuela sevillana de baile. Javier Barón preparó tangos a las bailaoras de nivel intermedio y una compleja soleá a los de primer curso, demostrando este grupo cuánto puede conseguirse con esfuerzo durante un solo año partiendo de cero. Y la maestra Milagros Menjíbar volvió a deslumbrar con tres nuevas piezas: soleá y bamberas para las bailaoras de nivel intermedio, y un contundente taranto para las alumnas de tercer curso que sirvió de broche de oro antes del fin de fiesta… y del generoso aperitivo de la Asociación de Amigos del Parque del Alamillo. No fue esta vez por bulerías sino con una rumba sorpresa preparada por los alumnos junto al profesor Pedro Sierra y conducida por el estudiante Rufino Bravo, que lleva casi 4.000 reproducciones en Facebook. Con ellos todo el Alamillo acabó coreando el pegadizo estribillo: “¡Vente a bailar a la Fundación! ¡Vente a estudiar a la Fundación!”. 


ÁLBUM DE FOTOS Flamenco en el Alamillo 2017 (21 de junio)
por Silvia Calado/ Comunicación Fundación Cristina Heeren
pulsa en la imagen para ver todas las fotos

Flamenco en el Alamillo 2017. Galas de fin de curso de la Fundación Cristina Heeren [21 junio]


ÁLBUM DE FOTOS Flamenco en el Alamillo 2017 (22 de junio)
por Silvia Calado/ Comunicación Fundación Cristina Heeren
pulsa en la imagen para ver todas las fotos

Flamenco en el Alamillo 2017. Galas de fin de curso de la Fundación Cristina Heeren [22 de junio]


 

FUNDACIÓN CRISTINA HEEREN. 2014 ©
TÉRMINOS LEGALES / CONTACTO / FACEBOOK / TWITTER / YOUTUBE / SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN