La escuela rindió homenaje al cante trianero en el Altozano recordando a su maestro Paco Taranto - El público vibró con las coreografías de Milagros Menjíbar, Javier Barón y Luisa Palicio

La calle Pureza está marcando un antes y un después para la Fundación Cristina Heeren. Pocos meses después de la apertura de la escuela de flamenco en el corazón del barrio, ofreció una muestra de lo que se enseña y se aprende en sus aulas. La Velá de Triana 2017 integró en su programa una noche de flamenco a cargo de la Fundación el domingo 23 de julio en el escenario del Altozano. Juan José Amador, integrante del claustro de profesores, ofreció un recital interpretando vidalita, cantiñas y bulerías, con el acompañamiento de Pedro Sánchez y Manuel Amador a la guitarra, José Amador a la percusión y Carlos Guillén a las palmas. Un grupo de jóvenes flamencos formados en la escuela interpretó tres piezas de baile: malagueña de Milagros Menjíbar, soleá por bulerías de Javier Barón y tientos-tangos de Luisa Palicio. Entre baile y baile, el cantaor Manuel Romero homenajeó a su maestro Paco Taranto por soleá de Triana, con el toque de José Manuel Martos y Lucas Benítez. En la presentación, la directora académica Pepa Sánchez subrayó el papel que siempre tuvo el flamenco trianero en el plan de estudios de la escuela y que seguirá teniendo, pues anunció la próxima incorporación de Carmelilla Montoya al plantel de profesores. Lo que pudo vivir el público que abarrotaba la plaza mayor trianera con nuestros artistas lo captó nuestro estudiante de guitarra Samuel Carvajal con su cámara para FlamencoHeeren.com

 

 

 


VER ÁLBUM DE FOTOS por Samuel Carvajal
(pulsa en la imagen o el link para ver la galería)

Velá de Triana 2017. Noche de flamenco de la Fundación Cristina Heeren

FUNDACIÓN CRISTINA HEEREN. 2014 ©
TÉRMINOS LEGALES / CONTACTO / FACEBOOK / TWITTER / YOUTUBE / SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN