Gustavo López, arquitecto procedente de Seattle, se marca como objetivos “mejorar como guitarrista” y elaborar una panorámica sobre la situación actual del flamenco en España

La Fundación Cristina Heeren de Arte Flamenco consolida su reconocimiento desde el ámbito universitario internacional. La escuela recibe a un nuevo alumno del programa estadounidense Fulbright durante el Curso Flamenco Anual 2017/2018. Gustavo López, músico y arquitecto de Seattle, cuenta con una beca para estudios artísticos, lo cual le permitirá “mejorar como guitarrista”. En paralelo, desarrollará un trabajo de investigación cuyo objetivo es averiguar, mediante entrevistas, cuál es la situación del flamenco actual en España desde varios puntos de vista: el desarrollo del talento, el trabajo profesional y las consecuencias de la reciente desaparición de figuras como Paco de Lucía, Enrique Morente y El Lebrijano. Además, tiene intención de transcribir melodías y letras del cante para facilitar la comunicación entre cantaores y músicos de otros géneros. La directora académica de la Fundación, Pepa Sánchez, considera que supone “un reconocimiento a nuestra labor, a la rigurosidad y profundidad de nuestro programa académico y a la calidad de nuestro claustro de profesores, estar en contacto con la Comisión Fulbright España-Estados Unidos y actuar como supervisores de los trabajos de investigación que desarrollen sus becados interesados en flamenco”. A lo largo de sus veinte años de historia, la escuela ha recibido a becados de programas internacionales como Erasmus Plus de Europa, Conaculta de México y Fundación Maruwa de Japón.       

Después de veinte años como centro pionero en la enseñanza reglada del flamenco, la Fundación Cristina Heeren sigue recibiendo el reconocimiento de las instituciones universitarias internacionales. El prestigioso programa estadounidense de becas Fulbright ha vuelto a confiar en la escuela como destino de uno de sus becados. Durante el Curso Anual 2017/2018, Gustavo López, arquitecto y músico de Seattle (Washington, Estados Unidos), estudiará e investigará en la escuela. Estudió arquitectura y ejerció durante diez años en su ciudad, pero aunque le encanta la música, “nunca tuve la oportunidad de concentrar toda mi energía en ella”. 

Después de licenciarse, decidió tomarse “un descanso y darme una oportunidad con la música”. Considera que Fulbright “es un programa internacional que da mucha libertad”. En su caso, la beca no es académica, sino artística: “Comprende también investigación, pero la prioridad es mejorar mi formación como guitarrista. De los 25 becados de este curso, soy el único artista”. Pero también está desarrollando un proyecto de investigación. Como explica López, “haré una serie de entrevistas para investigar sobre qué está pasando hoy en España en el mundo del flamenco, lo que también me permitirá adquirir más experiencia en la música”. 

El proyecto de Gustavo López está dividido en cuatro temas: “Cómo se desarrolla el talento, cómo se desenvuelve el trabajo profesional, cómo ha cambiado el flamenco tras la reciente muerte de Paco de Lucía, Lebrijano y Morente y, finalmente, pretendo estudiar bien el cante para elaborar una colección de melodías y letras que puedan compartir músicos de otros géneros, pues creo que existe un problema de comunicación con el cante flamenco y tampoco abundan fuera los cantaores”. Para ello, se va a servir de entrevistas personales con artistas, académicos, estudiantes y luthiers. “Mi inspiración es el libro ‘Notes and tones’ de 1977 que escribió un percusionista de jazz, Arthur Taylor, de músico a músico”, concreta. Y piensa que tal vez “mis entrevistas podrían ser la base de un futuro libro”.    

No es la primera vez que visita España. Estuvo haciendo estudios de arquitectura en Barcelona en 2006 y en 2009 volvió “de vacaciones y pude ir a conciertos”. También ha recibido clases por Skype con profesores españoles estando en Estados Unidos. Además, considera importante en su formación haber “visto conciertos en Seattle y Nuevo México; a Paco de Lucía en Vancouver en 2011 y a Vicente Amigo en Seattle en 2016”. Y su siguiente destino español ha sido Sevilla, ciudad nombrada Best in Travel 2018 por Lonely Planet. De la Fundación Cristina Heeren supo “por amigos que han estudiado aquí, como una cantaora colombiana afincada en Vancouver a la que conocí hace diez años”. Pero el factor determinante fue que “para obtener la Fulbright tienes que contar con la ayuda de una institución y la Fundación Cristina Heeren era la única que reunía las condiciones adecuadas para este programa”. En esta escuela, pionera desde hace veinte años en la formación integral del flamenco, espera cumplir su sueño: “Quiero adquirir el nivel adecuado como guitarrista para poder invitar a artistas flamencos a Estados Unidos. Y tener un buen conocimiento sobre este arte es fundamental para hacer algo así”, considera. 

Un reconocimiento a nuestro plan de estudios

Volver a ser destino Fulbright supone para la Fundación Cristina Heeren “no solamente un honor, sino también un logro”, a juicio de Pepa Sánchez. La directora académica se muestra orgullosa de que “un programa tan prestigioso tome en consideración el plan de estudios de la escuela de la Fundación Cristina Heeren de Arte Flamenco”. Según explica, resulta “un gran reconocimiento a nuestra labor, a la rigurosidad y profundidad de nuestro programa académico y a la calidad de nuestro claustro de profesores, estar en contacto con la Comisión Fulbright España-Estados Unidos y actuar como supervisores de los trabajos de investigación que desarrollen sus becados interesados en flamenco”. Además, es un espaldarazo a las gestiones que realiza la Fundación para conseguir la homologación oficial de sus estudios por parte de las administraciones competentes en materia educativa. 

Además de Fulbright, la escuela ha recibido a lo largo de sus veinte años de historia a estudiantes becados por programas internacionales como Conaculta de México, Maruwa Ikueikai de Japón y Erasmus Plus. Fruto de este programa europeo, la becada lituana Brigita Bublyte, investigadora y profesora de la Lithuanian Academy of Music and Theatre, realizó en 2015 una estancia en la escuela para desarrollar la parte práctica de su tesis doctoral, consistente en estudiar los vínculos entre los cantos polifónicos de su país, los sutartines, y el flamenco, proyecto del cual surgió un espectáculo y un documental. 

 

FUNDACIÓN CRISTINA HEEREN. 2014 ©
TÉRMINOS LEGALES / CONTACTO / FACEBOOK / TWITTER / YOUTUBE / SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN