ES / EN / FR / DE / CN / JP

Los alumnos de la Fundación Cristina Heeren actuaron en el Centro Cultural de la Villa de La Rinconada para una recogida de alimentos de Cáritas

 · Más de medio centenar de cantaores, bailaores y guitarristas internacionales interpretaron piezas de maestros como Javier Barón, Carmelilla Montoya, Pedro Sierra o José de la Tomasa, entre otros



Desde horas antes, los camerinos bullían. Carmelilla Montoya llegó cargada de ramitas de romero y se las fue colorando a sus bailaoras. Unos ensayaban por los pasillos, los otros ajustaban detalles técnicos en el escenario. Y el resto, tomaba el aire en la entrada. El Centro Cultural de la Villa de la localidad sevillana de San José de La Rinconada volvía a recibir a los alumnos y alumnas de la Fundación Cristina Heeren de Arte Flamenco. Con la Gala Solidaria Jóvenes Flamencos 2019 no sólo dan sus primeros pasos profesionales, sino que también muestran su altruismo. No había que pagar entrada para disfrutar del espectáculo, sino donar un kilo de alimento no perecedero para Cáritas. Y, poco a poco, se fue formando una pequeña montaña de comida para quienes la necesitan, una pequeña montaña de solidaridad a cambio de arte. 





La farruca del disco ‘Nikelao’ del profesor Pedro Sierra, tocada a siete guitarras por estudiantes de 2º Curso, abrió la noche. Y, a partir de ahí, se fueron sucediendo las catorce piezas del programa, intercalando baile, cante y toque, y los tres niveles de estudio de la escuela de flamenco. Como explicó Pepa Sánchez, directora académica de la Fundación Cristina Heeren, sería “un maratón flamenco muy especial”. Tras los alumnos y alumna de 2º de Guitarra, tomó el relevo 3º de Baile, con una aclamada coreografía por bandolas firmada por el maestro Javier Barón -Premio Nacional de Danza-, con la colaboración al cante de la auxiliar Marta la Niña y las guitarras de Vahan Davtyan y David Roldán. Con una bombera se unieron los estudiantes de 1º de Cante y 1º de Guitarra, guiados por los profesores Carmelo Picón y Manuel Romero. 

El testigo lo tomó la asignatura Guitarra de Acompañamiento al Baile de Pedro Sánchez que, para nivel intermedio, preparó un taranto bailado, a dos, por Salomé Humeau y Makeda Benítez, con cante de Carlos Guillén y Marcos Martínez. La directora recalcó entonces los resultados que están dando las Becas Acciona que se conceden como premio en los Concursos Talento Flamenco, pues “suponen un empujón de sabiduría y disciplina para artistas en potencia”. Y lo pusieron de manifiesto los jóvenes cantaores Marina León y Kiko Peña que, aplicando las enseñanzas de José de la Tomasa, interpretaron cartaginesa, acompañados a la guitarra por Jonathan Goldie y Ángel Doblado, discípulos de Paco Cortés. Y culminó la primera parte con un guiño al flamenco de Triana pues, como subrayó Sánchez, “desde que inauguró su sede en el barrio, la Fundación es la casa de los artistas trianeros”. Carmelilla Montoya presentó un aplaudido montaje por soleá para las alumnas que se están iniciando este curso, con toque de Davtyan y cante de La Niña.  





De su recién estrenado disco ‘Pura Gloria’, el profesor Niño de Pura ha enseñado a sus alumnos de 3º de Guitarra las ‘Alegrías de mi Kiki’. Y la tocaron, con la colaboración al cante de Marcos Martínez y el tutor Carmelo Picón, a siete sonantas. Cantar para el baile es la especialidad del maestro Juan José Amador. Y siguiendo sus lecciones, cinco alumnas cantaoras ilustraron el baile  por soleá de la profesora Beatriz Rivero, con el auxiliar José Manuel Martos a la guitarra. También por soleá, pero con matiz gaditano, se expresaron los alumnos de 2º de Cante de María José Pérez y los de 2º de Guitarra de Pedro Sánchez. Y entonces, regresó el baile en formato panorámico. Los alumnos y alumnas de Antonio Molina ‘El Choro’ presentaron un taranto en el que su profesor ha querido “dar cabida a la improvisación”, como matizó la directora. Y lo cantó el hasta ahora guitarrista 

Ángel Doblado, que desvelaba así sobre el escenario su faceta vocal. 



El Bachillerato Flamenco del IES Carmen Laffón, que celebra su cuarta edición con la colaboración de la Fundación Cristina Heeren y el Ayuntamiento de La Rinconada, y motivado con el Premio Flamenco en el Aula 2018 de la Junta de Andalucía, mostró ya sus frutos. El joven estudiante David Martínez se atrevió a cantar por tangos, respaldado al toque por Goldie y a las palmas, por su profesora Lidia Montero. La cantaora forma, junto a Beatriz Rivero, Pedro Barragán y Carmelo Picón, el cuerpo docente que durante este segundo trimestre acerca el flamenco a los estudiantes del instituto rinconero. Tras el caluroso aplauso del público, la gala reemprendió la recta final con las tres últimas piezas. Los alumnos avanzados de Pedro Sierra tocaron por soleá para el baile de la auxiliar María Martha Rodríguez, con la colaboración al cante de Armando Mateos. Y fue entonces el momento de ensalzar la escuela sevillana de baile. Primero, con la soleá de Triana montada por Beatriz Rivero, con supervisión de Milagros Menjíbar, para las alumnas de último curso. Y, para culminar, la caña de Luisa Palicio para alumnas y alumnos intermedios, con las guitarras de Ángel Doblado y Daniel Mejía, y el cante de Marcos Martínez. Cómo volaron esos mantones. Qué aire el de esas batas. Qué bonito es el arte… y la solidaridad.



Crónica, fotos y vídeos por Silvia Calado Olivo


GALERÍA DE FOTOS
[pulsa en el link o la imagen para ver el álbum completo]

Gala Solidaria Jóvenes Flamencos 2019 Fundación Cristina Heeren


VÍDEO

FUNDACIÓN CRISTINA HEEREN. 2014 ©
TÉRMINOS LEGALES / CONTACTO / FACEBOOK / TWITTER / YOUTUBE / SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN